Kaas
"He empezado a visitar al psicólogo, dos veces al mes y me esta ayudando a centrarme en mi y dejar de girar alrededor suyo como si fuera su único satélite. El único, el lugar que yo misma me adjudique. No sé... Creo que todo empezó hace mucho. ¿Desde niña?, ¿adolescente?, quizás. Desde los problemas de autoestima y alimenticios, las interminables sesiones con el psicoanalista que con el tiempo abandoné -(el psicoanálisis nunca fue bueno)".

Ha trabajado mucho, muchísimo y ha logrado verse maravillosa ante todos y cada uno de sus amigos. Ante todos menos ante sí. Las carencias afectivas le han jugado malas pasadas. Aunque quizás en su inicio al romance no fuera así, no tengo muchos datos pero sí el hecho de que hasta hoy con alguno son amigos, más que amigos casi hermanos. Quizás algo la hizo perder, perderse, olvidándose del lugar donde se fue a posar todo aquel amor propio y seguridad que por ahora... le ha sido difícil de encontrar.

De amor en amor hemos ido todos, marcas de guerra se han posado en nuestros corazones, nuestros recuerdos y hemos seguido quizás equivocándonos, hemos aprendido y hemos repetido errores. Humanos al fin. Han pasado los años y algo nuevo empezó, casi sin esperarlo, sin pensarlo, sin saber a dónde le llevaría, sin saber aún si podrá continuar.

"Todo fue tan  deprisa: de unos días de conocernos a la aventura de vivir juntos, ahora compartimos piso, ¡no! mejor lo compramos. Entonces pienso que eres lo que esperaba, la oportunidad de demostrarme que hay alguien en el mundo dispuesto a amarme y hacerme compañía, emprender una vida en relación y creo, creo que serás capaz de comprometer tu vida con la mía. De ser uno".

¿Compromiso?

"Entonces descubro tu egoísmo, tu incapacidad para darte cuenta que más allá de ti existo yo pero no estoy lejos sino frente a ti, a tu lado y que tu vida muchas veces me importa más que la mía. Ibas a sitios y fiestas siempre con los amigos, pocas veces me invitabas y no podía entender el por qué, hasta llegué a pensar que existía otra. Cometí un error: registrar tus cosas, invadir tu espacio más de lo que me hubiera gustado y lo que descubrí sólo me lo confirmaba. En tu vida el personaje principal eras tú, eso no me pareció mal pero lo que me espantó confirmar era que además eras el único personaje. Yo casi no figuraba, al menos así lo veía".

¿Qué hacer?

"No podía parar. Con cada registro me golpeaba a mi misma, buscaba respuestas pero en su lugar sólo me encontraba con justificaciones tuyas y justificaciones mías. Nuestras discusiones pronto se acentuaron y dieron inicio a un absurdo juego: tú escondías tus cosas, yo las encontraba y las ponía en otro lugar, otro escondite para luego ser encontradas otra vez por ti. Me obsesioné con aquellas pastillas y te pedí que me ayudaras pues no me hacían bien, ellas me estaban perturbando mas tú decías que las controlabas y sólo las tomabas cuando ibas de marcha que eran pocas veces. No me entendías. Algún día accediste a ir a un centro, yo te acompañe. Aquel día me sentí feliz, llegue a pensar que iniciarías algo nuevo, que intentarías ser mejor persona y me dejarías acompañarte en esta nueva etapa. Nada más lejos de la realidad. Salimos de aquel lugar y dijiste que lo dejarías por ti solo, poco a poco lo superarías. Quería creer en ti".

¿Qué ha pasado?

"Nada, todo sigue como antes. Algunos días parece ideal pero otros...es aquel que juega conmigo al gato y el ratón, sólo que ya no sé cuál es mi papel. Quizás no lo tenga, ¿alguna vez lo tuve?".

¿Y tú?

"Tengo un problema: no me ocupo de mi, de lo que es realmente importante y eso me hace sufrir. Ahora me he planteado nuevos retos y en ello me ayuda la terapia pero aún, aún no he podido decidir que hacer con mi situación sentimental porque aunque suene tonto: lo amo. Podría ser miedo a la soledad pero de momento me resisto a pensar en ello. De momento seguiré hasta donde pueda aunque debo confesar que cada vez me siento más cansada. Sé que hay cosas que debo mejorar, que no soy la mejor ni por asomo así que voy a mejorar por mi y quizás, sólo quizás también por él".
________________________________________________

Hum...

Particularmente, no me atrevería a cambiarte nada. Quizás un pequeño gran detalle: y si te enamoras de ti?.
Etiquetas: | edit post
11 Responses

  1. Me ha encantado tu texto ;
    te pongo conmigo como blog invitado .
    Nuestras letras pasaran un dia juntas ..besos


  2. RECOMENZAR Says:

    Ya está
    Que tengas un dia feliz


  3. Es un buen texto, realmente.

    Muy real.

    El amor es aceptar, no cambiar.

    Un abrazo.


  4. Cecy Says:

    Aunque la protagonista se enoje, le digo que salga de ese lugar lo antes posible, que no se maltrate mas.
    Un dia lo va a agradecer, porque lo cierto es que se esta quitando la posiblidad de ser feliz.
    Y no es el otro, es ella que hace con ella y frente a los demás.

    Un abrazo Inmenso.


  5. TORO SALVAJE Says:

    Me gusta lo de y si te enamoras de ti?

    Pues si.
    Eso deberíamos hacer más a menudo.
    Que buena pregunta.

    Saludos.


  6. Noctiluca Says:

    Un texto muy real. Al final yo pienso que uno debe estar bien primero consigo mismo, si no puede caer en errores como el consentir demasiadas cosas a su pareja sin darse cuenta y ser una especie de marioneta.
    Un saludo.


  7. Me recuerda a la historia de amor de muchas personas que conozco! Yo sospecho que es tanto miedo a la soledad como necesidad de afecto! Al fin de cuentas las personas que viven así el amor parecen ser felices, ¿será?

    Amorosos saludos!


  8. Jackelyn Says:

    Maravillosa entrada! Un verdadero lujo leerte. Me he podido identificar claramente en algunos puntos. Que bueno que existe este espacio en donde no solamente socializamos sino que tambien podemos aprender. Muchas gracias. Fantastico!!!


  9. David C. Says:

    reinventarnos, reconocernos y luego seguir adelante.


  10. Kaas Says:

    Cuánto tiempo ha pasado...

    Después de un tiempo (no recuerdo cuánto), ella se separó. Tomó por fin una valiente decisión: enfrentarse a sí misma y romper sus cadenas.

    Ahora continúa trabajando en sus fortalezas (con ayuda de su familia y amig@s), visitándo muy de vez en cuando a su terapéuta y luchándo contra cualquier resquicio que pretenda boicotearla. Se ha ilusionado unas cuantas veces y se ha desilucionado otras tantas. Pero se mantiene firme en el propósito de reconquistarse.

    Gracias a todos por comentar :*


Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...