Kaas
Han pasado casi 4 años...

Sus ojos lagrimeaban, no podía contenerlas más, la situación le estaba apretando, se le hacía difícil respirar, decir, sentir...

Era su primer amor. ¿Amor?. No, su primera gran ilusión tal vez, la que había estado esperando con ansias, con deseo, con miedo. Ella tenía lo que él buscaba: paciencia, gracia, inteligencia, buen humor, ganas de enamorarse y soledad. Él apareció así derrepente, sin avisar, sin pedir permiso, sin siquiera presentarse. Era lo que ella deseaba, algo inesperado capaz de sorprenderla, capaz de alejarla de su realidad, capaz de enamorarla...

La distancia fue letal. Estuvo siempre presente, desde el primer saludo, las primeras letras, las primeras sonrisas, el primero beso, el primer abrazo, las primeras lágrimas. Las últimas lágrimas. Apareció y se instaló con fecha de partida abierta, desconocida para ellos. Se acomodó a la situación y le gusto este nuevo sitio, lo hizo suyo.

Todo era tan perfecto.

Los deseos de verse, de encontrarse, de perderse entre sus brazos. Las familias apreciaban su amor aún con todas sus facilidades, aún con todas sus dificultades. Todos lo sabían. Los amigos, los familiares, los conocidos, todos estaban ilusionados y hasta sentían envidia (de la buena al parecer, si es que ésta existe). Los encuentros fueron pocos. Para mantener la llama se agenciaron de todo aquello que pudiera acercarlos, todo valía, todo...

No fue suficiente.

Las vidas de ambos debían continuar así. Con la distancia de compañera llego la tristeza, las sonrisas eran menos, el sentimiento de soledad volvía y daba paso a otro peor aún: el sentimiento de pérdida. ¡Que noches interminables!, ¡que días cortos!. Fuera la gente seguía sus vidas, ella no era capaz de seguir la suya.

"Ya no me siento enamorado de ti". Se le cortó la respiración.

Era una nueva sensación. Dolorosa, pesada, angustiante, gris. Aún así continuaron, ambos tenían temores: él de estar confundido y perder a la mujer de su vida, ella de estar enamorada y creerse incapaz de sentirse así otra vez. Siguieron hasta que se encontraron, esta vez para siempre. No hubo emoción, ni besos ilusionados, no hubo un fuerte abrazo ni un "bienvenida a mi vida", todo lo que hubo fue un par de desconocidos aferrándose al pasado. Mucho silencio.

Nada fue como se imaginaron, ya no eran uno, hace mucho que sabían lo agotado de sus sentimientos. Víctimas del temor a equivocarse no lograron dar fin a tanta angustia. No a tiempo. Entonces... Sus ojos lagrimeaban, no podía contenerlas más, la situación le estaba apretando, se le hacía difícil respirar, decir, sentir... 

Ella le tomo de la mano con el deseo de afrontar lo que venga de una buena vez. Era un día soleado, flanqueados por el monte y el mar, entre te quieros, tengo miedo y no me dejes terminaron con tanto amor. ¿Sí?. No, terminaron con tanta angustia. Nunca hubo tanto llanto, tantas lágrimas, tantos besos compasivos, tanto dolor en dos personas que un día creyeron amarse por encima de un tercero en la relación, por encima de la distancia. No hubo un "para siempre". Se perdieron la pista, no se siguieron más. Todo se volvió gris. Antes de irse ella le escribió una carta que guardo de tal manera que él la encontrara facilmente. Le dio dos besos y se fue muy temprano por la mañana. En la carta le daba las gracias por tantos momentos felices pues eran esos los que ella recordaría, le deseaba toda la felicidad del mundo y le pedía que se enamore y fuera feliz, que no dudara que ella lo sería.

Han pasado casi 4 años. Él aún vive en su recuerdo como un ser especial, ella... no lo sabe pero cree que sí, quizás como un recuerdo doloroso guardado en un rincón poco visitado de su corazón (o al revés). Cree que se ha vuelto a enamorar, es un chico maravilloso y además era uno de los puntos del "Concilio" creado por ambos. Sus vidas han tomado rumbos diferentes, el uno no sabe del otro. Se han llorado por meses, por años quizás pero siguen sus vidas de la mejor manera posible. A su manera.

Dicen que toda historia tiene un final, pero en la vida...cada final tiene un nuevo comienzo.
Etiquetas: | edit post
15 Responses
  1. Mai Puvin Says:

    Diablos!... Me tocaste el corazón de manera letal.

    ¿Será que los grandes amores son para guardar? De alguna manera me consuela saber que no soy la única...

    En los primeros párrafos de tu magistral relato me vi, pensé que hablabas de mí.

    Abrazos ENORMES.


  2. Común Says:

    Hola!!!
    Quien no ha pasado por esta gran ilusión y seguro que vendran otros o tal vez NO, pero con ese gran amor te alcanza para toda la vida...

    Quiero que conozcas a Belén, ella lucha por ella y nuestros derechos…..

    Que tengas un día cariñoso con mi abrazo de oso.


  3. RECOMENZAR Says:

    quiero felicitarte por tu escrito maravilloso.. me hiciste poner la piel de gallina...........sabés trasmitir al lector lo que sentis en el mometo de tu escrito, en el tiempo Nos unimos por la magia de las letras
    beso


  4. Muy bien relatado.

    La vida sigue. Todo final, encierra un principio.

    Un abrazo.


  5. Kaas Says:

    Mai!!

    No sé si alegrarme o ponerme triste por hacer que te vieras en este relato, en el hablo de ti, de mi, de todas.

    Supongo que los grandes amores se deben guardar, pero también compartir, decirle al mundo "eh! yo también tuve un gran amor, yo también sé lo que se siente y se deja de sentir". Seguro que luego viene otro mayor, menor, en fin.

    Un gran, gran abrazo Mai.


  6. Kaas Says:

    Común, yo también tengo ganas de que presentes a Belén. Yo conozco una y es tan maravillosa como la que tú conoces.

    Gracias por tus palabras Mucha. Siempre es grato leerte, verte por aquí y saludarte.

    Gaucho, siempre de acuerdo contigo: todo final encierra un principio.

    Salu2 grandes!


  7. Ojosnegros Says:

    El amor siempre se queda ahí, guardadito en el corazón de los recuerdos.
    Besos. Escribes de maravilla. Un placer encontrarte.


  8. TORO SALVAJE Says:

    Yo aún recuerdo a un amor así.
    Me ha dolido volver allí.

    Saludos.


  9. Sidrina Says:

    Cuantas cosas quedan por decir cuando algo pasa asi y cuantas por callar. Un placer leerte. Biquiños y gracias por tus comentarios en mi blog, no los respondo pero los releo con entusiasmo.


  10. Kaas Says:

    Ojos negros, gracias por pasarte por aquí. La verdad, para bien o para mal, algunos amores se quedan guardados.

    Torito, debo reconocer que recordar una experiencias así es inevitablemente doloroso. Pero si vuelves (a recordar)... que sea sólo de visita.

    Sidrina, comparto tu comentario, cuántas cosas quedan!! A veces, las que no dijimos son más importantes que las que dijimos.

    Un abrazo a todos.


  11. Tulita... Says:

    es muy triste romper una relación cuando se sigue amando, pero creo que es igual de triste tener una relación a distancia, es un querer y no poder. Pero la vida sigue...
    Kaas me encanta como escribes, transmites una sensibilidad increible.
    un beso


  12. El amor y el desamor dan para tantas cosas, para sonreir, para llorar, para mirar al vacío, para odiar, para perderse en el recuerdo, para perderse en el presente, para construir un futuro y para relatar mágicamente como tu lo haces Kaas!

    Esas personas a las que uno ama se quedan "irremediablemente" en nuestra memoria, en nuestra historia de vida, habrá que aprender a asimilar todo el pasado si se quiere tener un "llevadero" presente! Afortunados los que encuentran a la mitad de su alma al primer intento, los que no tienen que asimilar tanto dolor! Me gusta tu narrativa! Cordiales gestos de aprobación!


  13. Iruina Says:

    Si, si, muy bonito, pero... sigue siendo un capullo jajaja (perdón por estropearlo, pero es que no lo puedo evitar)
    Ya hablaremos, ya...


  14. Sneyder Says:

    ¡¡felicitaciones Kaas!! Me ha atrapado tu bello y doloroso relato, terminar la relación cuando todavía se sigue amando. El amor y el desamor van unidos de la mano es la vida que nos tiene guardadas sorpresas para llorar, sentir, amar… hay que olvidar recuerdos que siguen vivos en nuestra memoria no se puede estar añorando, es una etapa que termino y se debe mirar al futuro con optimismo.

    Gracias por tu visita. Me gusta lo que leo.

    Besos


  15. Kaas Says:

    Tulita, creo que la frase "querer y no poder" podría describir en síntesis todo el artículo.

    Señor Dáltanos, ¿crees que exista la posibilidad de encontrar nuestra mitad a la primera?, ¿crees que venimos al mundo por la mitad?. No sé yo si esta todo muy claro. Gracias por tus palabras.

    Iru, parece que el personaje no te gusto mucho. Seguiremos intentándolo!

    Snayer! Me alegra tu visita, y tus palabras claro. Me has hecho recordar el corillo de una canción que dice: "la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida ¡hay Dios!"

    Un beso grande para todos!


Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...